13 febrero, 2010

Lost: la isla de senderos que se bifurcan


Después de ver los primeros tres capítulos de la última temporada de Lost, se me ocurrió releer el clásico de Borges El jardín de senderos que se bifurcan. Me encató. En este fragmento Albert le explica Yu Tsun cómo funciona el laberinto temporal que creó su antepasado:

"...un desconocido llama a su puerta; Fang resuelve matarlo. Naturalmente, hay varios desenlaces posibles: Fang puede matar al intruso, el intruso puede matar a Fang, ambos pueden salvarse, ambos pueden morir, etcétera. En la obra de Ts'ui Pên, todos los desenlaces ocurren; cada uno es el punto de partida de otras bifurcaciones. Alguna vez, los senderos de ese laberinto convergen;"

Podemos decir que Juliet hace explotar la bomba y hay dos desenlaces posibles: todos vuelven al avión y el accidente nunca ocurre o regresan a la isla en el presente. En Lost, todos los desenlaces ocurren y por qué no pensar que en el final convergen.

Las vueltas en el tiempo que dieron en la última temporada se explican de una forma muy simple: para los personajes ese es siempre su presente. Así, cuando termine el juego y logren salir de la isla, ésta quedará undida en el fondo del océano, y los losties se reencontrarán con sus vidas tal como transcurrieron en la realidad paralela que se desató.

¿Su paso por la isla influye en el devenir de su vida en Los Ángeles? Pienso que sí, la isla es un espacio renacimiento y redención.

"Siglos de siglos y sólo en el presente ocurren los hechos."

***

También podés leer:

Teoría sobre el final de la quinta temporada

Lost y el Backgammon

4 comentarios:

Blorges dijo...

Mmmm. Según mi experiencia, si dos líneas temporales convergen, se autocancelan; es decir, fue, caput, fin, hecatombe de dimensiones cósmicas.

Imaginate con tantas bifurcaciones.

¡Imaginate encontrarte a vos mismo en un tiempo alternativo!

Matías dijo...

Si Blorges lo dice estoy en problemas. Pero igual no me refería a un encuentro entre dos jacks.

La metáfora sería la siguiente: vamos a imaginarnos al tiempo como un cable. la energía lo recorre. en un momento el cable tiene una bifurcación. la energía sigue por los dos caminos. y cuando se vuelven a unir, la energía es una otra vez.

eso es lo que digo. cuando se unan las dos realidades, van a ser una de nuevo.

Blorges dijo...

Mmmmm, es muy budista esa idea.

Según mi experiencia, la comparación no es válida. Imaginate que en cada bifurcación hay pérdidas de energía. Habría pérdidas de tiempo.

Igual, abonando tu teoría cromática y de la lucha entre el bien y el mal: te dejo este enlace a "Ajedrez", del autor de los caminos que se bifurcan. Usaron o chorearon algunos párrafos para la promo de la sexta temporada.

Roque Farrán dijo...

Está buena la idea de la electricidad circulando por cables diversos que pueden converger o no. Además no está del todo mal, recuerden el axioma básico: la energía no se pierde ni se gana sino que se transforma. Saludos