17 julio, 2009

Las flores

El primer grupo de poemas tiene que ver con las flores. Los pétalos, los colores, el movimiento, las apariones de la naturaleza en los textos de Pound, y el lugar que ocupa en su poética.

La relación con las flores no es para nada inocente: supone un posicionamiento y un alejamiento, de las tradiciones cercanas como el simbolismo. Es
una acción liberadora de la naturaleza al nivel de las imágenes.
Las flores, arreglos florales, los pétalos y sus colores, dejan de ser objetos meramente descriptivos o de estar atadas al mito[1], para ponerse en función de la construcción de imágenes que hacen al poema.

Los ojos

Descansa, maestro, pues estamos cansados, muy cansados,

y sentiríamos los dedos del viento
sobre estos párpados que se nos cierran
húmedos y pesados como el plomo.


(...)

Libéranos, pues afuera hay hermosos colores,
el verde del musgo y el color de las flores,
y frescor bajo los árboles.

Libéranos, pues perecemos
en esta monotonía que no cesa

de feas marcas de impresión, negras
sobre el blanco de los pergaminos.

Libéranos, porque hay alguien
cuya sonrisa es más valiosa

que todo el viejo saber de tus libros,
y nos gustaría contemplarla.
Ilustración de Jimmy Chaban

¿Dónde está el verdadero saber? ¿Cuáles son los libros que pesan como plomo en los párpados del maestro y su discípulo? Son los libros que, según Pound, no pueden superar la monotonía de la letra impresa. Negro sobre blanco. Frente al intento de hacer poesía con los colores de las flores.

“El punto del imagismo es no usar las imágenes como ornamentos. La imagen es en sí misma el discurso. La imagen es la palabra que va más allá del lenguaje formulado”[2]

Esta cita está tomada del texto Vorticismo, que funciona como una especie de manifiesto del imagismo: una escuela de arte o un conjunto prácticas y principios vanguardistas, que tuvo a Ezra Pound como principal exponente en una de sus etapas.


ts´ai chi´i

Los pétalos caen en la fuente,
............los pétalos de rosas color naranja,
y su ocre se adhiere a la piedra.

...................................................
[1] ver Williams, Raymond, La política del modernismo. Contra nuevos conformistas. Manantial, Buenos Aires, 1997, capítulo 4 “El lenguaje y la vanguardia”, pág. 92.
[2] Pound, Ezra, “Vorticism”, tomado de Elliot Berry Th., Readings in American Criticism, The Odyssey Press, New York, 1970, pp. 182-195.

2 comentarios:

Jairo Rojas dijo...

La naturaleza como imagen. Más allá del discurso teórico así pudiera ser. La sintonía que exista entre nuestra naturaleza y la de “afuera” es capital. Pound era más que un puente; su labor teórica muestra la conciencia que tenía sobre esa virtud. Muy bueno recordar estas joyitas. Gracias

Matías dijo...

Jairo, gracias por pasar. Estos posteos (que continuarán) son sobre la relación de los poemas de Pound con la imagen. En ese sentido la naturaleza ocupa un papel central.