09 abril, 2007

Ezra


“Ningún hombre estará equipado para el pensamiento moderno hasta que haya comprendido la anécdota de Agassiz y el pez:
`Un estudiante recién graduado, con honores y diplomas, fue a visitar a Agassiz para recibir los últimos retoques. El gran hombre le mostró un pez y le pidió que lo describiera. El estudiante: ¡Es sólo un pez luna!. Agassiz: ya sé. Descríbalo.
`Unos minutos después el estudiante volvió con la descripción del Ichtus Heliodiplodocus, o como sean los términos usados para ocultar el común pez luna al conocimiento vulgar, familia de los Heliichiherinkus, etc., según aparece en los libros de texto sobre el tema.
`Nuevamente Agassiz pidió al estudiante que describiera el pez.
`El estudiante produjo un ensayo de cuatro páginas. Entonces Agassiz le dijo que mirara el pescado. Después de tres semanas, el pescado estaba en avanzado estado de descomposición, pero el estudiante sabía algo sobre él.”

Ezra, Pound, El ABC de la lectura, Ediciones de la Flor, Argentina.


Liu Ch´e

El susurro de la seda se interrumpe,
el polvo se levanta sobre el patio,
no hay ruido de pasos, y las hojas
corren en remolinos y quietas yacen,
y la que regocija el corazón es indigna de ellas:

una húmeda hoja que se adhiere al umbral.

1 comentario:

rr dijo...

que buen poeta ezra... nos acompañará seguido los lunes de poesía