21 junio, 2007

game over

Finalmente terminó la historia como todos suponíamos. David está afuera y dentro de poco vendrá un reemplazante que hable menos, se haga más el boludo, y la cultura va a volver a ocupar el papel que le da la sociedad: un mero adorno.

No es necesario volver a repetir que la gestión cultural importa poco y todo esto fue una movida política manejada con muy poco tacto departe de David.

La oposición busca todo el tiempo los lugares flacos por donde atacar y fue un error servírselos en bandeja de ese modo.

Pero ahora la gran pregunta que nos dejaba un lector en los comentarios ¿y ahora qué?
No veo muchas posibilidades de que pueda salir algo positivo de todo esto.
Por ahí la ponen a Sandra Reñones (quien ocupó ese cargo durante el Lopesismo), sería lo menos peor, supongo que mantendría el equipo porque ella fue quien llevó a Nacho Amodeo al municipio (y David lo hizo regresar). No sé.

Que vuelva Di Gerónimo o ocupe ese lugar Gerardi, lo veo poco probable desde le punto de vista político. Sería demasiada concesión darle a la oposición un puesto en el gabinete.
Y además que dios nos ampare si llega a suceder.

Terminado el reporte de la fecha, hay que decir que finalmente Chuky se salió con la suya. maldición!.

3 comentarios:

andres alberto dijo...

la gestión de Guillermo David era muy interesante y parecía que iba a hacer con la cultura bahiense un poco lo que creo que hizo él con el museo historico, que antes era una puertita al lado del teatro y después se descubrió que podía ser un museo.
Pensaba recién por qué una gestión mala en cultura es criticada y pero no escandalosa.
En la entrevista a G.David de Ría Revuelta de mayo habiá algunos puntos de quiebre que podrían/tendrían que transformarse en exigencia para una nueva gestión. Pienso que una gestión puede ser escandalosa también de otras formas, más que con lo que pasó. PIenso ahora que las anteriores a David eran escandalosas.

Anónimo dijo...

David no hizo regresar a Nacho Amodeo, que nunca volvió a laburar en la Municipalidad. La jefa de despacho de el Instituto Cultural es una mina que trabaja para DiGeronimo, quien antes de ocupar la direcciòn del IC puso en ese cargo al nefasto Mand. En el MAC labura una mujer amiga de DiGeronimo y otra de la inefable Monica Grimberg, sumando la botoneada de Redolfi Todas estas personas, sumadas a las pelotudas que te filtran en Cultura del Municipio, son quienes mandan. Ninguna tiene noción alguna de lo que es la cultura. Ese lugar fue el tacho de basura de Cabiron, Linares Lopes, y éste de ahora veremos.

rr dijo...

anónimo, tenés muchos datos pero sos un anónimo. yo no puedo dar crédito de nada de lo que decís de esa manera, aunque suene convincente.