08 marzo, 2009

Tracción, aceleración, radio de giro. Crónicas.

Hay algo de los blogs que me gusta: se puede hacer cualquier cosa. En éste pareciera que se hace de la poca coherencia y la antiuniformidad un estandarte. Menos que lamentarse por el relativismo, lo ecléctico, etc. se puede leer también cierto costado positivo. Apuesto a eso. Y no más presentaciones.

Arrancamos de una: el mundo de los Midgets – autos enanos – es en Bahía Blanca, junto a dos o tres más, un fenómeno de dimensiones increíbles. Cada viernes del campeonato estival 6000, 7000, personas copan el circuito de Aldea Romana. De 90 a 70 autos de 200 caballos de fuerza, en su mayoría con motor Audi (Wolksvagen – Senda) con chasis preparados especialmente para la categoría y una pista circular de tierra y arcilla húmeda completan uno de los marcos más impresionantes que ofrece, como ya dije, esta ciudad.

Pero vamos de a poco. Para la mirada extrañada, ajena a la complejidad de la puesta a punto del motor, y el preciso momento de equilibrio – crítico - entre tracción, aceleración, y radio de giro, los Midgets no dicen nada. Más aún si el único acercamiento fue vía “A las Chapas” en canal nueve. Por televisión se pierde todo. Propongo por eso, a través de unas crónicas seguramente discontinuas, empezar a contar algo de lo que ahí pasa. Intentar reponer algo de lo que se juega ahí cada viernes.

Por último: me declaro hincha fánatico de Daniel Alejandro Altamirano, el “Potro”. Un tipo barbudo, de voz rasposa, preciso a la hora de hablar. Concentrado, muy concentrado en cada carrera: en los boxes se lo ve sentado solo mirando el piso, el auto, nada de alarde, ni de paqutería como los tibios Andrade, Pérez, o el simplemente detestable Cristian Nápoli. Este año el Potro está segundo en el campeonato a dos fechas del final. El año pasado fue para el olvido, me lo pasé viendo como se daba contra las gomas. Pero este estival todo cambió.

Volvió la sonrisa.

Le. B.

6 comentarios:

Matías dijo...

Un viejo nuevo integrante para este colectivo. Bienvenido.

Veo que cambió la literatura por los autitos chocadores, pero tengo confianza en que sus crónicas harán algo más que girar en un óvalo de tierra.
Y cuando terminen los autos locos? supongo que no se olvidará de este humilde espacio y seguirá posteando...

Por lo pronto quedan dos fechas y altamirano todavía tiene chances de morir estrolado contra un paredón. ya veremos...

Leandro dijo...

Qué va hacer. La poesía me aburrió Matías. Por lo menos por el momento... O quizá sea que ver a un Lamariano o Altamirano entrando en la curva 2 - 3 sobre el colchón de tierra sea el mejor verso que vi en los últimos tiempos. Y otra cosa: cómo dijo el General Domingo "un poeta es entre otras cosas, alguien que escribe poesía".

En fin. Gracias por la bienvenida. Casi lloro.

Jimmy Chaban dijo...

Todo lo que habia escuchado del espectaculo de los midgets es que se toma birra y se asan carnes.
Celebro entonces el aire épico de esta crónica.
Celebro también lo del equilibrio crítico. Y si se necesitan fotos, no hay más que contactarme vía "The Boss".

Bienvenido Mr Beier.

Oso de Almafuerte dijo...

Le pongo una ficha a Néstor Fabio Rossini. Creo que tiene el mismo auspiciante que el Potro. A ver cuándo nos comemos unos chori en la curva 1-2 y tomamos un vinito fresco.
Salud.
El staff de RR está invitado. Paga "The Boss".

Leandro dijo...

Gracias Jimmy Chaban aunque sucita Ud en mí cierto pudor con sus comentarios. Y por cierto, alguna vez celebraremos de manera no - virtual, vinito de por medio.

Oso: Fabio Rossini... estuvo bien hasta que el año pasado el auto se le hizo un bola de fuego que recorrió media pista. Fue sensacional la imagen, pero no remontó más.

El "Boss" (!) paga algo? Lo conozco hace años y sí, por supuesto, no dudo que lo vaya a hacer...

Matías dijo...

Que vino ni chori! Pónganse a laburar vagos!