23 abril, 2009

Guillermo Martínez y las tetas

Ayer apareció la noticia de que el cuento de Guillermo Martínez "Infierno grande" fue publicado por la revista New Yorker. No sé si eso delata algún mérito literario, pero el dato de color es que el único argentino que había accedido a las páginas de esa publicación había sido Borges.

Llamado por la curiosidad me bajé el libro de Internet. Me quedé con la obsesión del autor bahiense por las tetas. En casi todos los cuentos que leí, el tamaño y la forma de llevaralas por la vida son las características que definen a las mujeres. Me acordé que el año pasado Cicco había publicado un artículo en Hipercrítico donde ponía el ojo en cómo en sus distintas novelas Martínez fue incrementando su minuciosidad en la descripción de las tetas. Cito:

Martínez es un escritor que no se va por las ramas. Si una mujer es tetona, escribe "tenía sobre todo unas tetas impresionantes”.
[...]
Han pasado 14 años desde sus primeros cuentos, y Martínez aún no acierta en describir a una mujer con buenas tetas. Antes le llevaba seis palabras delinearlas, en “Crímenes imperceptibles” necesita 45. Se está poniendo viejo. Véalo usted mismo: “El vestido que llevaba, largo y holgado, con cuello redondo, como el de una campesina, no dejaba decir demasiado sobre su cuerpo, salvo que era delgada, aunque mirando con más atención quedaba algún margen para suponer que esta delgadez no era, por suerte, totalmente uniforme”.
[...]
En "La muerte lenta de Luciana B.": “…corroboré, con algo de desaliento, lo que había intuido en la primera ojeada: la blusa caía recta sobre un pecho liso, liso por completo, como una tábula rasa”.

Y agrego un bonus track del cuento en cuestión, "Infierno grande":

"Fuera como fuese, yo nunca había conocido hasta entonces una mujer como aquélla. Tal vez era simplemente que no usaba corpiño y que hasta en invierno podía uno darse cuenta de que no llevaba nada debajo del pulóver."


Descargar el libro

4 comentarios:

AEZ dijo...

No para definir a todas las mujeres, pero banco esa obsesión por las tetas. 100%.

Matías dijo...

Habría que sugerirle a Martínez que en su próximo libro describa unas "hechas", para ir armando el catálogo.

Nadia dijo...

Hola, escribo desde Péru. Puede sonar algo estúpido pero estoy por ir a BsAs dentro de poco y no quisiera llegar allá sin haber leído un buen libro de un autor argentino contemporáneo. He leído a Cortázar y Borges pero me gustaría algo un poco menos ..mmm.. memorable.
Slds.
P.D. Me gustó mucho su blog, lo tendréen mi google reader

Matías dijo...

Hola Nadia, gracias por pasar y escribir.
Bueno, libros... tengo varias recomendaciones: como los que hacemos este blog somos de Bahía Blanca (a nos 700 km de Buenos Aires) te recominedo una novela de un bahiense "Los mares de la luna" de Luis Sagasti -ed. Sudamericana-. Si querés leer uno de Guillermo Martínez, el mejor es Crímenes imperceptibles. Una de las mejores novelas de los últimos años es "El Pasado" de Alan Pauls. Y si querés buscar la contracara de lo "memorable" te recomiendo que busques algo de César Aira.

saludos